30 abril, 2019

Frases de O´Sensei

Morihei Ueshiba

Morihei Ueshiba

Militar, maestro, filósofo y artista marcial japonés fundador del aikido, autor de “Budo: enseñanzas del Fundador del Aikido” (1996) y “El arte de la paz” (2002)

01. Tu espíritu es el verdadero escudo.El arte de la paz” (2002)

02. El fracaso es la clave del éxito. Cada error nos enseña algo.El arte de la paz” (2002)

03. El progreso llega a aquellos que se adiestran ininterrumpidamente.El arte de la paz” (2002)

04. No encares este mundo con temor y rechazo. Afronta con valor todo lo que los dioses te ofrecen.El arte de la paz” (2002)

05. Herir a un oponente es herirte a ti mismo. El arte de la paz es controlar la agresión sin producir daños.El arte de la paz” (2002)

06. El verdadero guerrero es invencible porque no lucha con nadie. Vencer significa derrotar la idea de disputa que albergamos en nuestra mente.El arte de la paz” (2002)

07. Hasta el más poderoso de los seres humanos tiene una esfera de fuerza limitada. Sácalo de esa esfera y atráelo a la tuya; su fuerza se disipará.El arte de la paz” (2002)

08. En situaciones extremas, el universo entero se transforma en nuestro enemigo; en momentos tan críticos, la unidad de mente y técnica es esencial: ¡No permitas que tu corazón titubee!El arte de la paz” (2002)

09. Tan pronto como te ocupas del “bien” y el “mal” de tus semejantes, creas una abertura en tu corazón por la que entra la malicia. Examinar, competir y criticar a otros te debilita y te derrota.El arte de la paz” (2002)

10. Tu corazón está lleno de semillas fértiles esperando brotar. Del mismo modo que una flor de loto surge del lodo para florecer en todo su esplendor, la interacción de la respiración cósmica hace florecer el espíritu para que dé fruto en este mundo.El arte de la paz” (2002)

11. La calidad del guerrero da origen a la belleza natural. Las técnicas sutiles de un guerrero surgen tan naturalmente como aparecen la primavera, el verano, el otoño y el invierno. La calidad del guerrero no es otra cosa que la vitalidad que sustenta toda vida.El arte de la paz” (2002)

12. Todos tenemos un espíritu que puede ser refinado, un cuerpo que puede ser entrenado de cierta manera, un sendero conveniente para seguir. Estás aquí con el sólo propósito de darte cuenta de tu divinidad interior y manifestar tu iluminación innata. Alimenta la paz en tu propia vida y luego aplica el arte a todo lo que encuentres.El arte de la paz” (2002)

13. Todas las cosas, materiales y espirituales, surgen de una misma fuente y están relacionadas como si formaran una familia. El pasado, el presente y el futuro están contenidos en la fuerza de la vida. El universo emergió y se desarrollo desde una fuente única, y nosotros evolucionamos a través del proceso óptimo de unificación y armonización.El arte de la paz” (2002)

14. Contempla las obras de este mundo, escucha las palabras del sabio y toma todo lo que es bueno como propio. Con esto como base, abre tu propia puerta a la verdad. No desprecies la verdad que está justo ante ti. Observa cómo fluye el agua en el arroyo de un valle, suave y libremente entre las rocas. Aprende también de los libros sagrados y de la gente sabia. Cada cosa – incluyendo ríos y montañas, plantas y árboles – debería ser tu maestro.El arte de la paz” (2002)

15. El Sendero es extraordinariamente vasto. Desde tiempos antiguos hasta el presente, hasta los más grandes sabios fueron incapaces de percibir y comprender la verdad completa, las explicaciones y enseñanzas de santos y maestros sólo expresan una parte del todo.El arte de la paz” (2002)

16. Unete al cosmos, y la idea de trascendencia desaparecerá. La trascendencia pertenece al mundo profano. Cuando todo vestigio de trascendencia se desvanece, la persona verdadera �el Ser Divino � se manifiesta. Vacíate a ti mismo y deja que trabaje lo Divino.El arte de la paz” (2002)

17. Arroja fuera de ti los pensamientos que te limitan y regresa a la verdadera vacuidad. Sitúate en el medio del Gran Vacío. Este es el secreto del Camino del Guerrero.El arte de la paz” (2002)

18. Si percibes verdadera forma de cielo y tierra, verás con claridad tu forma verdadera. Cuando ves con claridad un determinado principio, puedes ponerlo en práctica. Después de cada aplicación práctica, reflexiona sobre tus esfuerzos. Progresa constantemente, de este modo.El arte de la paz” (2002)

19. Jugar con una y otra técnica es de poca utilidad, ¡actúa con decisión y sin reservas!El arte de la paz” (2002)

20. En tu adiestramiento, no te apresures, ya que dominar lo básico y llegar al primer peldaño lleva un mínimo de diez años. Nunca te imagines ser maestro de la perfección que todo lo conoce; debes continuar tu entrenamiento diario junto a tus amigos y discípulos y progresar juntos…El arte de la paz” (2002)

21. No mires fijamente los ojos de tu oponente: podría hipnotizarte. No fijes tu mirada en su espalda: podría intimidarte. No enfoques la mirada en tu oponente: podría absorber tu energía. La esencia del adiestramiento es atraer completamente a tu oponente dentro de tu esfera. Entonces podrás situarte donde desees.El arte de la paz” (2002)

22. Continuamente los oponentes nos confrontan, pero en realidad no hay allí oponente alguno. Entra profundamente en el ataque y neutralízalo atrayendo la fuerza que va en dirección errada hacia tu propia esfera.El arte de la paz” (2002)

23. Cuando te atacan, unifica las partes superior, media baja de tu cuerpo. Entra, gira y mézclate con tu oponente, frente y espalda, derecha e izquierda.El arte de la paz” (2002)

24. Existen dos tipos de Ki: el mundano y el Ki verdadero. El Ki mundano es pesado y denso; el Ki verdadero es liviano y versátil. Para desempeñarse bien, debes liberarte del Ki mundano e impregnar tus órganos con Ki verdadero. Esta es la base de una técnica poderosa.El arte de la paz” (2002)

25. En nuestras técnicas entramos completamente, nos mezclamos en totalidad y controlamos con firmeza un ataque. La fuerza se encuentra cuando el ki es estable y está concentrado; La confusión y la malicia surge cuando el ki se estanca.El arte de la paz” (2002)

26. Agradece siempre, incluso las derrotas, las penurias y a las personas malas. Aprender a moverse con tales obstáculos es una parte esencial del entrenamiento.El arte de la paz” (2002)